Las Mujeres de Madrid

Escribí este ensayo para mi clase de gramática pero pensaba sería perfecto como una bitácora. Aquí estamos:

En todas las partes del mundo grupos de personas hacen papeles basados en conceptos como el sexo, el dinero o características físicas. Claramente, estos papeles son tópicos, pero todos los tópicos tienen sus raíces en parte de verdad. En este trabajo exploro el papel de las mujeres de España y cómo es similar y diferente del papel de las mujeres en Estados Unidos. Las mujeres aquí parecen diferentes de las de Estados Unidos y estas diferencias son más grandes que cosas como la moda y apariencias- tienen actitudes y límites sociales diferentes. Para analizar el papel de las mujeres en Madrid pensé que sería una buena idea investigar las relaciones entre los sexos. En este análisis voy a empezar con los estereotipos de las mujeres de España y como americana, algunas de las acciones de las mujeres españolas me sorprendieron. Tengo una especialización secundaria en el género, así la afirmación de algunas de mis estereotipos y al opuesto de algunos de ellos fueron la inspiración para esta crítica. Posteriormente, voy a presentar lo que las mujeres hacen aquí en relacionan a los hombres en el espacio de la casa y el espacio público. Quizá los tópicos del pasado están apolillados y las mujeres de nuestra generación están creando su propio futuro y estilo de vida. Finalmente, critico las expectativas de las mujeres y como ésas son similares y diferentes de las expectativas en Estados Unidos. Entrevisté a veinte españoles que no conocía, mujeres y hombres de todas las edades para obtener la perspectiva más grande y ver las tendencias en una escala del género y la edad.
Antes de llegar a Madrid pensaba que las mujeres tendrían menos derechos y que todavía no habría igualdad entre los sexos. Pensaba que las mujeres aquí serían más femeninas que las de los Estados Unidos y que tendrían el poder dentro de la casa pero el hombre tendría el poder en el espacio público. Creía que este tema sería algo muy difícil sobre de hablar, un poquito tabú, y que una chica que pregunta sobre estas cosas iba a tachar de feminista radical.
Ahora que sabes lo que pensaba antes de venir, podemos desarrollar lo que las mujeres en actualidad hacen y cómo son. Otra vez, tenemos que recordar que estamos generalizando y que siempre hay excepciones. Todas las mujeres que fueron parte de esta investigación estaban orgullosas de ser mujeres. Ninguna mujer querría cambiar su sexo si tuviera la opción y muchas pensaban que de alguna manera, las mujeres eran superiores a los hombres. Se presentaban a si mismas con mucha confianza y la opinión de los otros no les importaba. Al principio se mostraban con reservación. Por una parte eran más femeninas en el sentido de que llevaban ropa más formal y más maquillaje que las mujeres de los Estados Unidos, pero al mismo tiempo se presentaban a si mismas de una manera completamente diferente. Tenían una dignidad que muchas mujeres de los Estados Unidos no tiene, un nivel de autoestima más alta que las mujeres de los Estados Unidos. Por ejemplo, en Madrid las mujeres son más agresivas en los barres y las discotecas. No siempre esperan a los hombres de hacer algo, ellas actúan. También, no tienen vergüenza de hablar de los derechos de las mujeres y en los Estados Unidos muchas mujeres no quieren estar asociado con el movimiento a favor de la igualdad porque tienen miedo de lo que los otros van a decir. Todas las mujeres en Madrid que he entrevistado querían hablar sobre sus derechos y querían parecer como personas fuertes. Muchas veces las mujeres en los Estados Unidos dicen algo diferente enfrente de los hombres que cuando están solas. Aquí, no tenían miedo de hablar de la desigualdad enfrente de los hombres. Es posible que no hubiera hablado con bastante gente, pero por lo menos, las mujeres con que había hablado eran más seguras en si mismas enfrente y no enfrente de los hombres que las de los Estados Unidos.
Los entrevistados tenían una opinión diferente sobre el papel de las mujeres en función del sexo y la edad. Todavía hay un debate sobre el papel del hombre y el papel de la mujer dentro y afuera de la casa. La diferencia más grande era que muchos de los hombres pensaban que los sexos eran iguales cuando todavía casi todas las mujeres estaban en desacuerdo. Un hombre soltero, dijo que podíamos ver la única desigualdad entre los sexos en las discotecas, donde las mujeres podían entrar gratis. Otro mayor reconoció las diferencias biológicas de las mujeres y los hombres y decía que había aspectos muy especiales de cada sexo que le distinguió del otro, pero creía que en las vidas diarias, eran completamente iguales. Hacían las mismas cosas en casa y podían tener los mismos trabajos. Creía que las mujeres tenían las mismas oportunidades y ahora no hay restricciones para las mujeres. Un hombre joven criticaba la perspectiva femenina diciendo que su padre cocinaba más que su madre porque él no trabajaba y ella sí. Otro hombre joven decía que sus padres cocinan juntos y son un equipo- uno no hace más que el otro.
De lo contrario una mujer mayor me dijo que auque las mujeres están en posiciones mejores que en el pasado, ¨sobre el terreno no es igual.¨ Ella exponía su caso mostrando que más mujeres en España son víctimas de la abusa sexual que hombres. Otra mujer sostenía que su marido nunca cocinaba, a veces él la ayudaba, pero ella siempre era la que preparaba la comida. Patricia Verela, otra mayor presentaba el caso de los ingresos económicos; las mujeres ganaban menos por el mismo tiempo y al mismo tiempo hacían más de las tareas de la casa. Todas las mujeres reconocían que están posiciones mejores que sus antecedentes pero casi todas pensaban que todavía necesita más cambios. Un joven, Ainhoa Rodríguez, contrastaba los trabajos de las mujeres de hoy con los del pasado y decidía que hoy es aceptable para las mujeres trabajar en terrenos como la construcción o con autobuses, que antes no eran aceptables. Al mismo tiempo, ella creía que hay una gran diferencia entre Madrid y los pueblos de España; aunque puede trabajar satisfactoriamente en el espacio público, muchas mujeres en las partes rurales no pueden hacer esto. Otra chica, Sylvia, describía el machismo de España explicando que muchas veces tenía que ignorar acciones de los hombres. Por ejemplo cuando una mujer está caminando por la calle muchos hombres silban o dicen cosas a ella y ella prefiere ignorar a todos. En general, las mujeres pensaban que hacen más que los hombres en casa pero ahora tienen oportunidades para estar en las mismas posiciones que los hombres, aunque tienen que trabajar más.
La otra diferencia de opinión había entre los jóvenes y los mayores- aunque casi todos estaban de acuerdo de que el papel de las mujeres ha cambiado, los jóvenes y los mayores se acercaban el problema con estrategias diferentes. La mayoridad de los mayores hablaba de esta cuestión con mucho énfasis, como si estuvieran más conectados a esta investigación. Era más difícil para ellos hablar de este tema, pero al mismo tiempo todos querían decir mucho. Los jóvenes eran menos apasionados por este tema y hablaban de una manera tranquila. Una joven bromeó, ¨Soy como un chico, pero mujer¨ porque no cocinaba y su novio hacía casi todo para ella. Él cocinaba, limpiaba la casa y la ropa y pagaba por todo. Es posible que la generación mayor tuviera que luchar por los derechos como los ingresos económicos más iguales o posiciones de trabajo, y la generación joven no tenía que luchar demasiado, así estaba más relajada sobre el problema. Al mismo tiempo, las mujeres jóvenes no pensaban mucho en los derechos que tienen ahora porque son partes de sus vidas normales. Ellas van a continuar viviendo sus vidas con aspiraciones más altas que las de la generación antes de ellas.
Las expectativas eran muy similares en los Estados Unidos y España. En teoría los sexos son iguales pero en el terreno todavía no hay un consenso universal. En los Estados Unidos donde había un gran movimiento a favor de los derechos de las mujeres, muchas mujeres jóvenes no querían estar asociadas como feministas. Aquí las mujeres no tenían este miedo. El movimiento de los derechos de las mujeres empezó antes en los Estados Unidos que en España, así en los Estados Unidos estamos sintiendo la reacción del movimiento cuando aquí la idea de los derechos iguales es más nueva. Las expectativas de las mujeres son similares en los dos lugares porque los dos sexos son participantes en creando las expectativas. Las mujeres desempeñan un papel tan importante como el papel de los hombres en los dos países.
Al final, no se puede decir que las mujeres son jefes o esclavos, están en el medio pero tienen que trabajar más que los hombres para obtener lo mismo. Los tópicos son importantes pero tenemos que recordar que podemos cambiarlos. Las mujeres de Madrid tienen más confianza en si mismas y se muestran con más orgullo pero las expectativas son casi iguales. Al mismo tiempo, los hombres y las mujeres y los mayores y los jóvenes tenían diferencias de opinión sobre el papel de las mujeres en función del sexo y la edad.

Bastante interesante tu

Bastante interesante tu trabajo. Enhorabuena.

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.

More information about formatting options

CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
5 + 6 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer