Decimotercera es una palabra rara…

Lo digo porque esto es mi decimotercera entrada del blog, y también mi última. Cuando empecé a subir entradas en marzo, pensar en el medio de junio cuando terminaría fue casi imposible. Recién había llegado en el país, todo fue nuevo y desconocido y el plazo de tiempo entre marzo y junio me parecía inconcebiblemente largo. Pero, como siempre, el tiempo se pasó, algunos días lentamente y otros rápidamente, hasta ahora, cuando sólo me queda un mes y pico acá en Uruguay.

Una sola entrada del blog, claro, no permite rememorar todo que me ha pasado en los últimos tres meses y medio pero supongo que sí permite cavilar un poco sobre como pasé mi segundo semestre en el extranjero. La verdad es que retrospectivamente creo que vine a Uruguay un poco mal preparado, no tanto en cuanto al idioma (aunque había olvidado mucho de mi español en Japón) sino en cuanto a mi falta de conocimiento de la cultura y la gente de Uruguay. Claro, es por eso que vine acá, para vivir una vida uruguaya y aprender sobre esas mismas cosas, pero de alguna manera me siento como que estaba mal preparado.

Cuando fui a Japón, por ejemplo, ya tenía años y años de estudio y conocimiento no sólo del idioma sino también de la cultura, la historia y la gente. Por lo tanto, cuando llegue a Japón, sentí muy cómodo. Casi nada me sorprendió y los costumbres japoneses rápidamente cambiaron a ser los míos. Cuando llegue a Uruguay, por el otro lado, había estudiado el idioma más pero no conocía para nada su cultura ni su gente. Sí conocía todo de eso sobre España, porque hice un programa de intercambio allí en el liceo, pero eso no me ayudaba en cuanto a Uruguay. Chivitos, milanesas, el mate, dulce de leche, los ómnibus, Artigas, las jergas – todo fue completamente nuevo. De alguna manera el hecho de que todo fue completamente nuevo fue emocionante. Después de todo, explorar un lugar distinto siempre es una aventura. Sin embargo, creo que habría sido mejor en cuanto a mi asimilación a la cultura si hubiera tenido más conocimiento previo sobre ella.

De todos modos, pasé mi semestre acá muy bien, si estaba mal preparado o no. Aprendí mucho sobre un país que apenas sabía existía antes de decidir estudiar allá, hice unos muy buenos amigos, mi español (creo) mejoró y conocí a un estilo de vida completamente distinta de la mía. Ahora a ver si podré terminar todo mi trabajo para el final de semestre antes de regresar a casa…

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.

More information about formatting options

CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
1 + 8 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer