Reply to comment

Un grande chai tea latte, por favor.

Yo, antes de estudiar en Japón, no fui a Starbucks muy a menudo. De vez en cuando sí iría, con amigos o cuando necesitaba un poco de cafeína para quedarme despierto, pero ir a Starbucks no fue parte de mi vida cotidiana. Cuando estaba en Japón, no obstante, empecé a irme allá mucho – aunque costaba aún más de lo que cuesta en los EEUU. No fue porque no existían otras tiendas de café japonesas, sino porque ir a Starbucks fue como un pequeño regreso a los EEUU. La música, el ambiente, los productos, el olor, los muebles – todo fue exactamente igual, y en su familiaridad encontré tranquilidad. Fue un pequeño escape de Japón.

En Uruguay, sin embargo, no existe esta posibilidad. Starbucks tiene tiendas en 49 países, pero no hay ninguna en Uruguay. Cuando estaba hablando sobre Starbucks con la gente de mi pasantía, nadie tenía ninguna idea de lo que fue “un Starbucks.” Incluso me pidieron cuál fue el sabor de “un Starbucks.” Esta conversación fue, para mi, increíble. Yo pensaba que Starbucks, como McDonalds o Coca-Cola, fue una corporación global que toda la gente reconocería, pero en Uruguay no es así.

Después de esta conversación, pregunté a mi amigo uruguayo por qué no existen Starbucks acá y él me dijo que fue porque los precios serían demasiados caros para los uruguayos. Esto fue una explicación lógica y me conformé con McCafe, que, aunque no es un ambiente muy familiar, sí tiene algunos similitudes con Starbucks. Hace unos días, no obstante, estaba hablado con otro amigo, esta vez americano, quien está estudiando en Perú, y él me dijo que había acabado de regresar de Starbucks, ¡en Perú! Sí los precios fueron la razón por la falta de Starbucks en Uruguay, no tenía sentido que sí tendría Starbucks en Perú. Yo hice un poco de investigación en Internet, y descubrí que hay Starbucks en Brasil, Argentina, Chile y Perú, pero no, obviamente, en Uruguay.

Y desde allí vino el misterio de la falta de Starbucks. A pensarlo he imaginado dos razones posibles. Primero, el mercado en Uruguay es demasiado pequeño. En Buenos Aires, Santiago, Lima o San Pablo, claro, hay muchísimo más gente, y por lo tanto, más ingresos. Pero esto tampoco parece una respuesta muy sólida, porque aunque Uruguay es un país chiquito, en Montevideo sí hay un millón y medio de habitantes, que, me imagino, podría soportar a lo menos una tienda.

La segunda razón que imaginé, que me parece más plausible, es que no hay interés en Starbucks en Uruguay. La gente si toma café, pero lo que la gente toma mucho más es el mate – la bebida nacional. En los EEUU la bebida nacional ha llegado a ser, en cierta forma, Starbucks, y por lo tanto cuando caminas por la calle en cualquiera ciudad norteamericana, pasas por mucha gente bebiéndolo. En Uruguay, a caminar, lo que ves es un montón de mate, una bebida con características más sociales que el café, y estas características sociales son, creo yo, la razón por la popularidad del mate acá, la menos popularidad del café, y la razón por la falta de Starbucks.

En fin, aunque no puedo encontrar consuelo en mis regresos pequeñitos a los EEUU por Starbucks aquí en Uruguay, sí puedo integrarme en la sociedad por el mate – lo cual estoy bebiendo justamente ahora mientras que escribo esto. Cuando regreso a los EEUU tal vez ni querré ir a Starbucks, sino sentarme afuera con mi mate. Mira qué uruguayo ya soy.

Reply

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.

More information about formatting options

CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
16 + 4 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer