jholler's blog

Venga, venga

Oye. Fijaos, a ver, hay muchísimas cosas que aprender antes de venir a España. Lingüísticamente, preparos para un habla que no tiene nada que ver con el español mexicano al que probablemente estáis acostumbrado. Durante las primeras semanas, aprenderéis muchísimas palabras que no tengan sentido fuera de España, pero que en Madrid son esenciales. ¿Vale?

El clásico

El partidazo. El golazo. Real Madrid versus Barca, round uno. 1-0 en favor de Barca por causa del disparo maravilloso de Ibrahimovic, quien no me gusta para nada pero tengo que respetar. He llevado tres meses aquí y he esperado hasta hoy para un partido de esta calidad. Los galáticos jugaban como si fueran las estrellas que los millones de euros nos prometieron que serían.

La rotonda de europa

En mi casa española, he tenido la suerte de vivir con algunas personas de otras partes de Europa. Tengo mi propio cuarto -- ahora, okupado por un chico alemán-español por unos días -- pero hay otro, y allí han vivido unos otros por un mes o una semana o lo que sea.

Mi peine del viento

Ya que he viajado bastante -- algunos dirían demasiado, aunque no he viajado más que el estudiante típico de Middlebury -- tengo unas impresiones nuevas de cómo funciona o no funciona el país y de lo que me gusta como viajero.

Valencia y más allá

El finde pasado fui a Valencia, una ciudad que, antes de irme, no lo sabía bien más allá de que es la tercera ciudad más grande en España. Al llegar, me pilló desprevenido a ver un río que no era un río. Según la historia que Uma me dijo, había problemas con inundaciones y un año, el Ajuntament (los valencianos también tienen su propia lengua) decidió desviar el flujo del río.

Mis maleta y muletas

Ayer, Jorge nos dijo que los diccionarios son los diablos del mundo, por lo menos, para estudiantes de español a nuestro nivel. Mi reacción inicial: No me digas esto! Durantes mis primeras semanas en España, mi diccionario fue mi amigo mejor, mi acompañante por todos mis viajes, cuando veí la tele, cuando leí articulos de El País.

Vermont cheddar y queso manchego

Como muchos ya saben, me encanta lenguaje. Usando o moviendo palabras acá, creando frases o elaborando ideas allá. Perfecto. Por eso, diariamente experimento la sensación que me falta la palabra correcta o la enfasis exacta que querría usar en o dar a, respectivamente, una expresión.

H y M

Ayer, fui a correr como suelo hacer al Retiro. Dado que estaba las ocho de la mañana del sábado, nadie estaba en las calles. Al regresar del parque, de repente noté que una cola se había formado por casi una manzana y media. La única otra vez que había visto algo así fue el primer día que se vendía los billetes para la Lotería de Navidad.

Ortega y Gasset, General Pardiñas y O´Donnell

El otro día, estabamos hablando en clase de la significancia de las Guerras napoleónicas en el contexto de las pautas de desarrollo político español cuando nuestro profesor sacó el tema de Manuela Malasaña. Sabía algo de ella porque un día después de andar por el barrio Malasaña, fue impulsado a buscar el significado subyaciendo el nombre del distrito.

Choque en auto de choque

Me chocó. Estaba andando, bolsa en mano, en ruta a la estación de trenes en Tangér cuando encontré un carnival. Al lado de la estación, estalló música, sonidos de maquinas y voces en español, frances, inglés y arabe. Tenía tiempo antes de embarcar así que me quedé un rato allí. Paseé por los pasillos, mirando a las atraciones pero más a la gente.

Marruecos

Acabo de regresar de Marruecos y, si piensas que Madrid es un mundo aparte de los EEUU, debes visitar al norte de Africa. No tiene nada que ver. Nada. En que ya había visitado India, la experiencia no era el choque cultural que es para algunas personas. Pero eso no es decir que no era impresionante ni sorprendente.

La agenda: cuatro días, tres ciudades, dos hombres, un proposito. Silvestre.

La capital de capitalismo

Intentaba escribir algo sobre la conexión entre el catolicismo y la sociedad española muchisimas veces en las semanas pasadas, pero hasta que haya leído el artículo de Gustavo Bueno, no tenía el impulso ni las palabras.

El cuerno de la abundancia

Aunque España tiene la mala fama de ser uno de los países europeos que habla menos idiomas, todavía existe el sentido de que, si quieres ser culto tienes que hablar tres, cuarto, cinco o aun seis idiomas. Es corriente que los alemanes o los suizos hablan un puñado. Al mismo tiempo, la mayoría de americanos hablan sólo inglés, o si sean como yo, hablan dos con mucha dificuldad.

Las aguas dulces

El agua de Madrid es buenisimo, ¿sabes? Mi cita favorita de hoy. Otra vez, mi señora me ha recordado que lo de Madrid, y más generalmente, lo de España es el mejor del mundo. Las naranjas de Valencia, el jamon ibérico, el queso manchego, y ahora, el agua de Madrid. Ella lo usa para contrastar el agua de Madrid con lo de Barcelona, indudable peor y salado.

Basura segura

Basura. Lo que los españoles hablan de más, es basura. Al parecer, despues de la derrota de Real Madrid -- la respuesta inmediata a alguien quien arriesge hablar del partido contra su archienemigo AC Milan: ¿Qué partido? Estás equivocado, hombre, no sé de que hablas. ¿Sabes que Real Madrid ha ganado 9 Copas?

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer