¡OLÉ!

Cuando imagino una imagen de Flamenco, siempre veo una imagen de una mujer. Veo una mujer guapa con ropa magnífica que puede bailar mejor que todas las otras personas. Otra vez, creo que a veces, esta es una imagen falsa o un mito.

Yo he asistido dos obras de Flamenco durante mi tiempo en España. La primera obra era ¨Carmen,¨ una obra en un teatro grande de Gran Vía en Madrid con la estrella Sara Bareilles, una bailaora famosa. La otra era una obra menos elaborada y cara en un bar pequeño en Sevilla. Pienso que esto era Flamenco real, pero la cosa que me sorprendí mucho era que los hombres eran bailaores muchos mejores que las mujeres. Sin duda, los hombres eran los centros de la obra. También las mujeres no parecían como mi estereotipo de las mujeres de Flamenco. Ellas eran más viejos y menos hermosas que yo había esperado. Al principio, estaba decepcionada que la obra en Sevilla era diferente que mis esperanzas, pero en realidad, creo que esto era una representación mejor y realista de Flamenco tradicional de España que Sara Bareilles. Sara es una mujer guapísima, pero también ella es como una celebridad que gana mucho dinero. Ella no simboliza la historia tradicional y antigua de Flamenco de España.

jmmmm. nunca he pensando en

jmmmm. nunca he pensando en esto pero tienes razón. En Carmen ella era el centro de todo y cuando me imagino el Flamenco, pienso en una mujer. Quiero ver otras presentaciones del Flamenco y unas en que los hombres son el centro de todo.

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.

More information about formatting options

CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
2 + 7 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer